El escritorio de Manuel Talens

                   Artículos de opinión                                ARTÍCULOS DE OPINIÓN

OBRA DE FICCIÓN
ARTÍCULOS DE OPINIÓN
OBRA DE TRADUCTOR

 


 

Sobre Manuel Talens se ha escrito...
TEXTOS ENSAYÍSTICOS

NOTICIAS Y ENTREVISTAS

 


 

Lecturas enviadas a los amigos...

LECTURAS AJENAS

 


 

Antología ecléctica de cuentos universales...

EL RINCÓN DE CHÉJOV

 


 

Si desea contactar con Manuel Talens...
PULSE AQUÍ

Aviso del autor para lectores indecisos

   La mayoría de los textos que presento aquí provienen de mis colaboraciones durante varios años en revistas y en la prensa. Unos pocos sólo vieron la luz en conferencias o mesas redondas y otros, por fin, eran inéditos. Sus páginas fueron surgiendo al azar de los días, sin otro afán que el desahogo frente a algún acontecimiento que me hizo mella o la meditación sobre el tiempo que se escapa. Probablemente a causa de una formación libresca a la que no puedo ni quiero renunciar, razono con más soltura por escrito que de palabra, y ese defecto estructural que padezco sólo podía conducirme a descifrar las dudas que me asaltan tratando de explicarlas en papel. Aunque soy de los que piensan que la literatura es una y los géneros clasificatorios algo artificial que sólo busca justificar el pasado desde el presente, siempre me consideré más fabulador que otra cosa. El periodismo vino a mí por azar, sin que en principio me lo hubiera propuesto como actividad. Estos artículos no son, pues, materia de periodista, sino de narrador, y a veces contaminan de manera innegable la realidad con la ficción. Es el caso, por ejemplo, de «Desde las alturas» o «Actor ante el espejo». Otros -pienso en «Elogio de Alventosa», en «Peripecias de un libro», en «El hombre de mi vida», en «Minuto de gloria» o en «Historia de verano»- se independizaron de universos imaginarios para simular una existencia que a todas luces no poseían. Y otros, en fin, fueron el punto de partida real de episodios novelescos, como es el caso del titulado «Libertad para Agustín», que se coló de manera imparable en mi novela Hijas de Eva. El trasvase en ambas direcciones es algo natural, pues las diferentes facetas del oficio de escribir no funcionan en compartimentos estancos. Por último, tampoco me es ajeno el debate dialéctico, aquí mayoritario, que busca desenmascarar sin medias tintas las supercherías retóricas del ámbito político.

   Refiriéndose a sus propios artículos periodísticos, son muchos los escritores que tienen la impresión de haber opinado más de la cuenta. Lo entiendo perfectamente, porque a mí me pasa lo mismo. La prensa diaria es cruel con los textos que produce y no suele saber de eternidades, de manera que las palabras nacen y mueren con la misma rapidez. Lo que hoy nos parece trascendental mañana deja de serlo al perder el referente. Eso hace que los libros que recopilan artículos de prensa de autores que gozan de algún tirón entre el público lector suelan ser tan patéticos, ya que se asemejan más a una operación de mercado que a un proyecto intelectual. Por ello, lector, esta sección que ahora ves en pantalla no pretende tener otra valía que la del baúl donde guardamos los papeles que vamos acumulando, papeles quizá sin valor, pero que forman parte de nuestra vida.

   La Enciclopedia ilustrada del cine de la Editorial Salvat define el contracampo cinematográfico como el «Encuadre de unos personajes desde un punto de vista simétricamente opuesto a aquel al que antes han sido encuadrados, guardando siempre las respectivas posiciones de cada actor en la imagen». En cierto modo, estos artículos son eso aplicado a la escritura, la voz de mi pensamiento que asimismo interrumpe -de forma «simétricamente opuesta»- a la voz del narrador de mis novelas y relatos. Aquí soy yo quien habla, allá mi alter ego intratextual. La suma de dicho coloquio es lo que suele llamarse ideología o mundo interior.

   Sé que todo escritor es, por definición, un exhibicionista verbal, pues hace falta cierta petulancia para endilgar historias que, aunque a uno se las pidan, podrían perfectamente no existir sin que se hundiera el cielo, pero conozco bien los límites del recato y espero no cometer nunca la obscenidad de contar mi vida privada. Lo único íntimo de verdad que los lectores indecisos hallarán aquí es un abanico de mis opiniones políticas, éticas y estéticas.

Manuel Talens

Pulsar para volver a la página anterior


Artículos publicados en el sitio web Axis of Logic (USA)


Rebelión

Artículos publicados en www.rebelion.org


El País

Artículos publicados en el diario EL PAÍS (España)


Otros medios

Artículos publicados en otros medios


Oro de ley

Textos publicados por primera vez AQUÍ


Reseñas de libros ajenos

Mi opinión de lector 


 

Copyleft

Manuel Talens 2002-2006