El escritorio de Manuel Talens

 

La cinta de Moebius

por Pedro M. Domene

  Portada de La cinta de Moebius

La cinta de Moebius
Alcal´┐Ż Grupo Editorial (2007)
190 p´┐Żgs.

´┐Żngeles, arc´┐Żngeles, profetas e incluso Dios campean por el cielo cristiano en la nueva novela de Manuel Talens (Granada, 1948), La cinta de Moebius, en realidad, una sat´┐Żrica e ir´┐Żnica visi´┐Żn de cuantos males y vicios, actitudes y aspectos variados han pesado sobre la Humanidad; hecho que, lamentablemente, ha lastrado a nuestra sociedad desde los tiempos inmemoriales hasta este tercer milenio ´┐Żm´┐Żs concretamente 2009´┐Ż en que comienza la historia. Visto desde una perspectiva amable, el libro es un juego en su sentido m´┐Żs estricto, porque el autor propone un invento para que la ciencia, de alguna manera, otorgue destreza a los humanos para salvar una realidad insalvable.
Alejado de una est´┐Żtica narrativa anterior tan l´┐Żrica como exquisita, contundente en ocasiones, Talens mantiene ´┐Żno obstante´┐Ż una visi´┐Żn c´┐Żmica de las situaciones m´┐Żs extremas, como ya ocurr´┐Ża en sus novelas Hijas de Eva (1997), La par´┐Żbola de Carmen la Reina (1999) o los cuentos Rueda del tiempo (2001). Aunque tampoco deja pasar su oportunidad para ejercer de juez severo de su tiempo, y empuja al lector a conocer a una corte celestial donde ´┐Żcomo en la tierra´┐Ż no todo es maravilloso, porque Dios est´┐Ż cansado y malvive en un estado de coma permanente. Ser´┐Ż el arc´┐Żngel Gabriel quien tome las riendas para realizar, volviendo al pasado y a trav´┐Żs del presente, un aut´┐Żntico repaso del origen del mundo, la historia b´┐Żblica, la justificaci´┐Żn del Antiguo y Nuevo Testamento, incluida la Literatura y su corte de maestros: Homero, Ovidio, Virgilio, Dante, Shakespeare, Cervantes o el maestro Gutenberg, inventor de la m´┐Żquina que cambiar´┐Ża la escritura.

Muchos de los personajes que desfilan por estas p´┐Żginas pertenecen a la corte Celestial y a las almas terrenales que han llegado hasta all´┐Ż. Sin embargo, para justificar toda la trama, el narrador incorporar´┐Ż los nombres de la doctora Ver´┐Żnica Isenring ´┐Żuna bi´┐Żloga molecular que ha introducido la era cient´┐Żfica en la religi´┐Żn´┐Ż para que otorgue su diagn´┐Żstico de Dios, y John Carmichael Barlow, inform´┐Żtico que abraz´┐Ż la ´┐Żtica hacker, dedic´┐Ż su vida al hacktivismo ´┐Żes decir, la modalidad social que consiste en descifrar claves secretas de los ordenadores´┐Ż y que, aunque desaparecido prematuramente, se encargar´┐Ż del Servidor Divino. Finalmente, Ernesto Cardenal, poeta y ap´┐Żstata, permite reconocer un mundo terrenal basado en los diferentes aspectos de la cibern´┐Żtica.

Lo m´┐Żs curioso de la novela, de la historia narrada por un Talens hiriente, son los informes sobre el estado de la naci´┐Żn terrenal de los arc´┐Żngeles Rafael, sobre la Iglesia cat´┐Żlica; Baraquiel, sobre el continente africano; el ´┐Żngel de la guarda Nicomedes, sobre el conflicto israelo-palestino; el arc´┐Żngel Seatiel, sobre la globalizaci´┐Żn; Jehudiel sobre los medios de comunicaci´┐Żn; Miguel, con el asesoramiento del profeta Ezequiel, sobre la energ´┐Ża terrenal; y las conclusiones, con gran pesadumbre, del protagonista Gabriel. No es de extra´┐Żar que al final, despu´┐Żs de una concienzuda lectura, se hable de una ´┐ŻReg´┐Żnesis´┐Ż ´┐Żnada m´┐Żs ut´┐Żpico´┐Ż en la que Dios vuelve a crear, nuevamente, los cielos y la tierra.
 

Fuente: Blog "La tormenta en un vaso"
 

La tormenta en un vaso, 5 de marzo de 2008

 

Copyleft
Manuel Talens 2008